Tipos de despacho aduanero

Tipos de despacho aduanero

El despacho aduanero es el conjunto de tramitaciones y operaciones que se llevan a cabo ante las autoridades de aduana, para controlar, supervisar y autorizar la entrada de las mercaderías al territorio nacional durante el transcurso de una operación de comercio internacional. Su realización la lleva a cabo el despachante de aduana. En este artículo te vamos a contar los diferentes tipos de despacho aduanero que existen.


Diferentes tipos de despacho aduanero

De acuerdo a las circunstancias, los tipos de despacho aduanero pueden ser los siguientes:

Despacho aduanero definitivo

También llamado despacho para consumo. Es cuando cualquier mercadería entra al país del exterior, y es propiedad de una empresa radicada en el país. Cada vez que ingresen estas mercaderías al país, se las considera como un activo del importador.

Este tipo de despacho definitivo no se realiza como un acto de nacionalización de las mercaderías, sino que ya ésta debió de haber sido nacionalizada para que pueda ser despachada de la aduana.

La autorización es necesaria antes de que la mercadería pueda ser entregada al importador para que puedan realizarse todos los procedimientos legales.

Despacho aduanero no definitivo o temporal

Procede cuando las mercaderías importadas siguen siendo activos del país que las exportó. Por esta razón, no constituyen un activo del importador ya que a la llegada de la mercadería se les otorga un plazo para que las mercaderías sean reexportadas.

Su característica principal es que está exenta de impuestos que se ofrecen a los productos extranjeros que ingresan al país. Aunque la suspensión de estos impuestos sólo procede mientras los productos se mantengan dentro de los plazos establecidos en el régimen especial.

En este tipo de despacho temporal, no se cobran tarifas, y la excepción se produce si estos bienes participan en alguna actividad con fines de lucro, en la cual los aranceles se aplicarán en forma proporcional a la estadía de los mismos en el país.

Despacho aduanero por adelantado

Esta es una modalidad diferente que ocurre cuando hay una necesidad especial de que la mercadería sea despachada lo más pronto posible. En este caso, la documentación para el despacho aduanero se debe verificar antes de que la mercadería arribe al país.

Esta modalidad se utiliza generalmente cuando los productos transportados son perecederos, pero esta modalidad también procede cuando se trata de:

  • Productos a granel, donde la descarga deba hacerse en terminales de petróleo, silos, almacenes especiales, entre otros
  • Productos corrosivos, inflamable, radioactivos, o productos peligrosos
  • Papel para impresión de libros, periódicos o publicaciones similares
  • Para entidades públicas

También dentro de este tipo de despachos están los urgentes como, por ejemplo, el envío de órganos para trasplantes.

Clasificación de los despachos de aduana

Los despachos de aduanas se llevan a cabo mediante el sistema de clasificación de tres niveles, que son asignados por medio informáticos de acuerdo a lo que la aduana considera, y que se basa en varios elementos:

Canal verde:

que también se le llama de levante inmediato, donde la aprobación aduanal se produce sin inspección física. Basta con haber presentado correctamente la documentación solicitada, y en caso de que la declaración fuera presentada por vía informática, la firma del inspector se reemplaza con un código de autenticación impreso en el documento.

Canal Naranja:

o de reconocimiento documental, con el que se procede a verificar todos los datos que figuran en la declaración, para que concuerden con los documentos aportados. Una vez cotejados todos los datos documentales, se procede al levante de la importación.

Canal Rojo o de reconocimiento físico:

en este nivel, procede el reconocimiento físico de las mercaderías por parte de la aduana, y además que los datos incluidos en la documentación y declaración aduanera coincidan con la mercadería inspeccionada.

Una vez que la revisión tuvo lugar, sin novedades, se procede al levante de la mercadería. Este canal rojo, casi siempre supone para el importador, un retraso en el transporte, más los costos adicionales por el traslado de la mercadería o contenedor a un puesto de inspección fronterizo, donde se realiza la inspección.

La mayoría de las importaciones pasan por el canal verde. Sin embargo, y de forma aleatoria, se hace pasar por los otros canales a un determinado porcentaje de importaciones para someterlos a un control estricto, según el canal asignado.

Algunas importaciones deben ir acompañadas de determinada documentación, como puede suceder con las licencias de importación no automáticas, y que por ende siempre van por el canal naranja.

Gracias al despacho aduanero, el usuario tiene la tranquilidad que la mercadería importada que llega a sus manos es la correcta y es segura.


2 ¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram