Tipos de recibo de embarque


Tipos de recibo de embarque

Todos los operadores de comercio internacional deben cumplir ciertos trámites para que su mercancía llegue a destino correctamente. Uno de estos requisitos es el recibo de embarque. En esta nota te diremos cuáles son sus tipos.

¿Qué es el recibo de embarque?

También conocido como Bill of Lading o conocimiento de embarque, se trata de un documento elaborado por el agente naviero que administra la embarcación. En el recibo de embarque se deja constancia de que la carga ha sido recibida por el transportista en puerto y se encuentra a bordo del buque.

En este sentido, el recibo de embarque sirve como un comprobante, tanto para el transportista marítimo, como para el exportador y el importador, y se relacionan directamente con los incoterms. Del mismo modo, este documento expresa la ruta que seguirá la carga e identifica el puerto de destino, por lo que es de uso exclusivo para embarcaciones.

Por otro lado, este recibo también cumple la función de declarar la disponibilidad de la carga que va en el buque. De esta forma, el comprador puede reclamarla una vez que llegue a destino. Así mismo, la compañía de transporte lo utiliza para dar acuse de recibo de la carga en la embarcación. Además, el recibo de embarque sirve para verificar que se realizó un contrato de transporte marítimo, con las especificaciones del barco utilizado.

recibo de embarque

¿Cuáles son los tipos de recibo de embarque?

Los recibos de embarque tienen diferentes tipos y formatos. En este sentido, cada uno de ello se adapta a una situación específica. Estos son los más conocidos en el sector del comercio internacional:

  • Directo: Implica la no realización de transbordos. Es decir, que la mercancía solo se moviliza en una única embarcación.
  • Corrido: A diferencia del anterior, este tipo de recibo admite los transbordos de la mercancía entre puertos y, por lo tanto, entre embarcaciones.
  • Mercancía embarcada: Su emisión corresponde cuando la carga ya se encuentra dentro del barco, en su respectiva ubicación en bodega.
  • Sobre cubierta del barco: Quiere decir que la mercadería está en el barco, pero no viajará en la bodega.
  • Limpio a bordo: Expresa que la mercancía se encuentra en correcto estado, sin ninguna clase de alteraciones en su composición.
  • Sucio a bordo: En este caso, la compañía naviera informa que la carga presenta problemas, ya sea de daños o de extravío.
  • Madre: Consiste en que la carga se encuentra consolidada, y sus partes pertenecen a varios importadores que la recibirán en el destino.
  • Hija: Simplemente se usan como constancia de anulación del recibo madre para desembarcar la carga.
recibo de embarque

Conclusión

Como ya sabés, en las actividades de comercio exterior es necesario cumplir con normas y protocolos en cada país. Es por ello que, si pensás despachar una carga desde Argentina al exterior, o viceversa, el recibo de embarque es indispensable. Gracias a este, el exportador logra traspasar la mercancía de manera segura al transportista, ya sea que la misma viaje en cubierta o en bodega. Es, por tanto, un documento necesario si queremos que la carga inicie su tránsito.

Cabe destacar que el recibo de embarque es también un mecanismo para señalar cualquier novedad en la carga. Es decir, si la misma presenta cualquier tipo de daño, mancha, derrame o alteración en su composición declarada. De esta manera, el comprador estará sobre aviso con respecto al estado de la mercancía.

En cuanto al formato del recibo de embarque, este tiene algunas características genéricas. Por ejemplo, debe contener estos datos:

  • Número de serie.
  • Datos del agente naviero.
  • Información del consignatario y del notificado.
  • Nombre de los puertos de embarque, transbordo y descarga.
  • Descripción detallada de la mercancía.
  • Forma de pago seleccionada.

Recordá que, además de este documento, también es necesario gestionar otros. Entre ellos, se encuentra la lista de embarque y la factura de compraventa. De cualquier modo, si necesitás asesoría profesional en esta materia, te sugerimos acudir a los servicios de un agente aduanero, como también a un agente de carga. Estos cuentan con profesionales expertos en comercio exterior, por lo que te ayudarán a transportar tu mercancía, dejando en sus manos el recibo de embarque.

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram