La industria lechera advierte que el proyecto de etiquetado podría afectar a las exportaciones


La industria lechera advierte que el proyecto de etiquetado podría afectar a las exportaciones

La industria lechera advierte que el proyecto de etiquetado podría afectar a las exportaciones

El proyecto de etiquetado frontal de los alimentos es una iniciativa que ya tiene media sanción de la Cámara de Senadores de la Argentina. Aunque es necesario, está despertando muchas preocupaciones. Por ejemplo la industria láctea advierte que podría causar confusión en los consumidores. Además, afectaría las exportaciones ya que los productos argentinos estarían en inferioridad de condiciones respecto de otros del Mercosur. De hecho, los lácteos argentinos deben llevar dos sellos, pero no se exige ninguno en Brasil. La industria lechera advirtió que en sus productos no es tecnológicamente factible lograr las reducciones que exige el etiquetado.

Qué dice el proyecto de etiquetado para la industria láctea

El proyecto de etiquetado frontal de alimentos, consiste en la inclusión de sellos de advertencia en forma de octógonos negros.

Ubicados en la parte delantera del envase, informan al consumidor los altos contenidos en sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías. Es decir, si superan los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

Este modelo es una herramienta para que los gobiernos identifiquen los alimentos poco saludables. Define cuándo un producto tiene contenido excesivo de los elementos mencionados. A su vez, se basa en las metas de ingesta de nutrientes de la Organización Mundial de la Salud.

Te puede interesar: Información: requisitos para exportar alimentos desde Argentina

Dentro de los alimentos procesados que deben clasificarse mediante este perfil se encuentran los helados y yogures, quesos y bebidas lácteas aromatizadas y endulzadas.  De hecho, según el documento de la OPS, no hay ninguna razón para aplicar el modelo de perfil de nutrientes de la OPS a alimentos mínimamente procesados como leche pasteurizada o ultrapasteurizada, líquida y en polvo. 

Los criterios para considerar cantidades excesivas son los siguientes:

  • Sodio. Mayor o igual a 1mg de sodio por Kcal.
  • Azúcares libres. La cantidad de calorías provenientes de estos azúcares es igual o mayor al 10% de calorías totales.
  • Grasas. La energía proveniente del total de grasas es igual o mayor al 30% de las calorías totales.
  • Grasas saturadas. Las calorías provenientes de éstas igualan o superan el 10% de las calorías totales.
  • Grasas trans. Las calorías de la grasas trans son iguales o mayores al 1% de las calorías totales.

La industria láctea ante el proyecto de etiquetado frontal de alimentos

El CIL, Centro de la Industria Lechera, es una organización que representa las industrias lácteas que procesan entre el 65 y 70% de toda la leche industrializada, proveniente del 60% de los tambos y exportadoras del 90% de los lácteos.

Según esta organización, las dificultades de la industria láctea ante el proyecto de etiquetado serían:

  • Quesos. El 70% de los quesos deberá llevar sello por exceso de sodio y grasas saturadas.  Sin embargo, las grasas saturadas de origen lácteo no causan daños a la salud como las de otros alimentos.  Para cumplir con el etiquetado, el sodio debería ser de 350 mg. por cada 100 gramos de queso danbo o cremoso. La mayoría lleva 600 mg. Los que logran una reducción de 450 a 500 mg/100 gr. de alimento utilizan tecnologías especiales. Además, aclaran que la sal se agrega a los quesos para mantener su calidad y no solamente para darles sabor.
  • Yogures. Por más que se reduzcan los azúcares agregados, se seguiría manteniendo el sello. Si fuera más bajo afectaría la palatabilidad y aceptación por parte del consumidor.

Te puede interesar: Las normas para el etiquetado de alimentos y bebidas en Argentina

Requisitos de los principales importadores sobre etiquetado exportaciones

Los principales compradores son Brasil y Argelia, con aproximadamente el 25% del mercado cada uno, seguidos por China con el 9,9%, Rusia 7,4%y Chile 7%.

  • Brasil. Aprobó un nuevo modelo de etiquetado frontal que consiste en una lupa sobre los contenidos elevados de azúcares, grasas saturadas y sodio. Se trata de una etiqueta discreta aunque también va con fondo negro y letras blancas igual que los octógonos, y debe estar en la parte frontal.
  • Argelia. Tiene requisitos legales para el etiquetado de productos alimenticios importados. Por ejemplo las etiquetas deben estar en árabe y francés. Además deben contar con certificación Halal, lo que incluye rigurosos controles en fábricas.  En el caso de queso, manteca y leches fermentadas, la lista de ingredientes no es obligatoria. La única excepción es informar la sal necesaria para la fabricación en el caso de que no sean frescos o fundidos. Sí deben contener el etiquetado nutricional.  Si contiene edulcorantes o azúcares agregados, se exige únicamente una mención como «producto edulcorado parcialmente azucarado».

Leé también: Especialistas en costos de importación/exportación

Por estos motivos, la principal queja de la industria láctea es que el proyecto de etiquetado frontal, en caso de aprobarse, pondría a los productos argentinos en desventaja respecto de los nacionales u otros importados, en los principales mercados a los que exporta.

¿Querés exportar lácteos y tenés dudas sobre el etiquetado? Los expertos de EComex pueden ayudarte.

¿Te resultó útil esta información? ¡Dejanos tus comentarios.

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram