¿Cómo organizar un almacén en logística?


¿Cómo organizar un almacén en logística?

¿Cómo organizar un almacén en logística?

Existen varias formas de organizar un almacén en logística.  Por otra parte, las nuevas tecnologías vienen en ayuda de la logística del almacén, mediante el etiquetado inteligente y la automatización de procesos.  Para las empresas de logística, la gestión del almacén es clave para su crecimiento económico y comercial. De hecho, el almacén es mucho más que un lugar donde se depositan las mercaderías en espera de ser distribuidas: es el punto focal del negocio. Incluye distintas operaciones de la cadena de suministro, todas bajo un mismo techo. En tanto, la logística del almacén en cualquier tipo de empresa puede convertirse en una ventaja competitiva.

Importancia del almacén en logística

El almacenamiento se define como un componente básico del proceso logístico. Así, comprende una serie de acciones relacionadas con la entrada y salida de mercancías de una organización. En tanto, la logística de almacenamiento se encarga de resolver los problemas de organización de un almacén. Por lo tanto, conforma un sistema para recibir, contabilizar y colocar existencias en un almacén.

De hecho, si el almacenamiento no es eficaz, toda la cadena de suministro puede quedar inmovilizada, por falta de mercancías, retrasos o bloqueos. Así, la logística del almacén debe evitar que este sector se convierta en un cuello de botella de la cadena de suministro.

Te puede interesar: Stock óptimo: ¿Cómo calcularlo de forma correcta?

En tanto, en los almacenes se realizan distintas operaciones, pero sus áreas clave son:

  • Recepción. Se registra en base al sistema de almacenamiento elegido.
  • Almacenamiento. Incluye organización e inventario.
  • Preparación de pedidos. Utiliza recursos humanos y tecnológicos.
  • Entrega. Incluye localización, embalaje y envío de pedidos.
  • Seguimiento y mejora continua. Es un proceso que abarca hasta la medición de la satisfacción del cliente y gestión de devoluciones.

Aspectos clave para organizar un almacén en logística

Disposición general

Dado que en el almacén se realiza la movilización de los productos, su diseño debe permitir almacenar todo el inventario y al mismo tiempo permitir la movilidad de personas, equipos y paquetes. Por ejemplo, se puede organizar el almacén por áreas:

  • Recepción de stock y nuevos productos.
  • Desembalaje de ingresos.
  • Área de almacenamiento principal.
  • Zona de almacenamiento de excedentes y mermas.
  • Área de embalaje de productos para entregar.
  • Estación de envío.

Organización del inventario

El inventario es un aspecto clave al organizar un almacén en logística. Por ejemplo, una investigación de Veeqo reveló que el 60% de las ventas provienen de solo el 20% de los productos. Así, ubicar las mercaderías con mayor salida más cerca del área de embalaje puede reducir tiempos y aumentar la eficiencia.

Te puede interesar: 7 consejos para mantener seguro el depósito de una empresa

En tanto, otro método de clasificación es el llamado ABC. Consiste en dividir el inventario en tres grupos:

  • A. Stock de alto valor y bajo nivel de ventas.
  • B. Existencias de valor y ventas medios.
  • C. Mercaderías de bajo valor con altas ventas.

En consecuencia, según este método las mercancías clase C se deben ubicar más cerca de la zona de embalaje.

Preparación de los pedidos

En empresas pequeñas el procesamiento de los pedidos puede parecer simple. Sin embargo, cuando se trata de decenas o cientos de pedidos, las cosas pueden complicarse. Más allá de la dimensión, la preparación de pedidos puede insumir tiempo y recursos considerables.

Para organizar un almacén en logística existen distintos métodos de preparación de pedidos.

  • Pedido único. Es el método más simple. Consiste en preparar de a un pedido a la vez. En tanto, solo se pasa al siguiente cuando éste está completo. En realidad, es práctico si se preparan hasta 20 pedidos por día.
  • Recogida en lote. Aquí, cada preparador recibe una cantidad de pedidos que realiza y dispone en una mesa de embalaje. Por ejemplo, se pueden asignar entre 10 y 30 pedidos por lote. Así, este sistema es adecuado para un alto número de pedidos con pocos productos cada uno.
  • Selección por zona.  En este caso los preparadores tienen áreas asignadas.  Mientras tanto, agregan al pedido los artículos de su zona. En realidad, es ideal para pedidos en cadena, grandes volúmenes con múltiples productos.
  • Wave picking. Similar al sistema de selección por zonas, todas las zonas trabajan simultáneamente y entregan los pedidos a la mesa de embalaje. Ideal para grandes volúmenes con múltiples artículos y necesidad de procesos rápidos.

Leé también: Logística inteligente

En realidad, quedan muchos temas por desarrollar, pero estos son los elementos básicos para organizar un almacén en logística. 

¿Necesitás más ayuda para organizar tu almacén? Los expertos de E-Comex pueden brindarte asesoramiento.

¿Te resultó útil esta información? ¡Déjanos tus comentarios!

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram