Depósitos Inteligentes: de la automatización al big data en Logística


Depósitos Inteligentes: de la automatización al big data en Logística

Depósitos Inteligentes: de la automatización al big data en Logística

Los almacenes y depósitos se han convertido en un impactante motor económico. Desde gigantescos centros de distribución hasta pequeños locales de «última milla», forman un entramado de enorme potencial.  Actualmente conviven depósitos manuales con inteligentes y robotizados pasando por distintos grados de automatización. El gran ejemplo de los depósitos inteligentes es Amazon, lanzado de lleno a la robótica. Sin embargo, esta solución no sería posible sin la automatización y las tecnologías disruptivas como big data.  La buena noticia es que cada empresa puede seleccionar el modelo que mejor se adapte a sus necesidades y presupuesto. ¡Bienvenido al depósito del futuro!

Automatización, el primer gran paso hacia los depósitos inteligentes

Durante mucho tiempo, todas las operaciones en almacenes y depósitos eran manuales. Todo se hacía a mano: almacenamiento, carga y descarga.

A mediados del siglo XX comenzaron a desarrollarse los primeros sistemas automatizados. Se denominaron ASRS. Eran una grúas enormes. Atravesaban grandes columnas de estantes para almacenar y recuperar mercancías. Requerían rieles de carga y altos techos. Además, consumían grandes cantidades de energía.  Debido a su alto costo, solo eran utilizados por grandes empresas.

A partir de la década del 70 del siglo pasado, con la aparición de las computadoras, comenzaron a digitalizarse los registros. Sin embargo, el trabajo seguía siendo manual. De hecho, aún se sigue trabajando así en muchos almacenes. Como es sabido, el trabajo en depósitos es mano de obra intensivo.

Te puede interesar: Logística inteligente, ¿cómo implementarla?

En tanto, comenzaron a aparecer las primeras soluciones automatizadas más accesibles. Por ejemplo, los vehículos guiados automatizados. Facilitaban el trabajo reduciendo las distancias de traslado de los empleados y productos dentro de los almacenes.

Pero el verdadero impulso a la automatización de almacenes para empresas de todos los tamaños fue el comercio electrónico. Así, surgieron una gran cantidad de soluciones creativas para automatización de depósitos. Tenían como objetivo hacer que los centros de almacenamiento  fueran más eficientes y personalizados. Además, los depósitos tradicionales pudieron automatizarse.

¿Cómo funcionan los depósitos inteligentes?

Por definición, un depósito inteligente es aquél en el que se aplica tecnología digital avanzada y tecnologías físicas para aumentar la productividad. 

Un depósito inteligente se basa en cuatro tecnologías: 

  • Automatización.
  • Sistemas digitales de gestión de depósitos.
  • Sistemas de identificación por radiofrecuencia.
  • Tecnologías disruptivas como big data, block chain y otras.

Sin embargo no hay depósitos inteligentes sin gobernanza inteligente. Para que un depósito automatizado y dotado de tecnologías disruptivas sea realmente inteligente, se necesita:

  • Liderazgo.
  • Fuerza laboral tecnológicamente capacitada.
  • Facilidad de acceso a los datos sobre los cuales basar la planificación y el análisis.

Tecnologías conectadas para el depósito inteligente

Veamos ahora cómo las distintas tecnologías conectadas permiten que el depósito sea más eficiente a lo largo de todo el proceso.

  • Gemelo digital. Predice actividades de mantenimiento. En tanto, permite ensayar el modelo de carga y descarga antes de que las mercancías lleguen al depósito.
  • Programación avanzada. Coordinación de equipos y herramientas para los distintos procesos.
  • Inteligencia artificial. Mejora en los procesos y minimización de fallas y mermas.
  • Aprendizaje automático. Para mejorar el proceso y obtener diagnósticos más precisos.
  • IoT y sensores. Proporcionan trazabilidad de movimientos de activos. Así, alimentan datos de componentes y sistemas en tiempo real.
  • Digitalización de punta a punta. Crea flujo de trabajo inteligente.
  • Torres de control y comando. Permiten tener una visión del estado digital del depósito.
  • Etiquetas digitales. Garantizan que las piezas estén ubicadas en los lugares correctos. Utilizan la tecnología RFID en lugar de los códigos de barras. Permite conocer la ubicación de todo el stock.
  • Robótica. Precisión en el mantenimiento sin interacción humana. Automatización de tareas administrativas rutinarias.

Te puede interesar: Big Data, una herramienta para mejorar las exportaciones

Tecnologías avanzadas

El uso de las tecnologías más avanzadas es lo que caracterizará al depósito inteligente del futuro. Sin embargo, ya es realidad en algunas empresas. En tanto, otras avanzan aceleradamente. Por ejemplo las automotrices o las industrias de medicamentos y alimentos.

AioT. Combina inteligencia artificial e Internet de las Cosas. Favorecerá la implementación del depósito sin operarios. Estos depósitos, llamados «dark warehouse» no requieren iluminación. Es porque están completamente robotizados. Es decir que al no haber personas trabajando, no se necesita luz. Por ejemplo una de las primeras empresas en implementarlo es el supermercado británico Ocado. En tanto, está desarrollando el modelo para ofrecerlo a tiendas más pequeñas.

Leé también: Proyectos especiales

Big data. Se utiliza en aplicaciones como analítica de la cadena de suministros. Recopila y organiza la información de todo lo que sucede en el negocio. Así, se logra la mayor eficiencia en todas las etapas del proceso.

¿Estás planificando la transformación de tus almacenes en depósitos inteligentes? En E-Comex hay expertos que pueden ayudarte.

¿Te resultó útil esta información? ¡Dejanos tu comentario!

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram