¿Cómo ayuda el Business Intelligence en comercio internacional?


¿Cómo ayuda el Business Intelligence en comercio internacional?

¿Querés que tus productos lleguen a otros mercados? Entonces debés saber que el comercio internacional te permitirá lograrlo. Sin embargo, para que el proceso sea efectivo, necesitás implementar algunas técnicas adicionales. Una de ellas es el Business Intelligence.

¿Inteligencia empresarial o Business Intelligence?

Cuando se escuchan estos dos términos se está haciendo referencia a la misma definición. De hecho, también existen otras expresiones asociadas, tales como inteligencia de negocios o inteligencia comercial. En todo caso, se habla de lo mismo.

Ahora bien, ¿en qué consiste el Business Intelligence? ¿cómo puede aprovecharse este método en las actividades relacionadas al comercio internacional?

En primer lugar, la inteligencia empresarial incluye un conjunto de técnicas de recolección datos. Luego, esta información es depurada y analizada por los interesados. Posteriormente, el resultado de este proceso permite que los encargados de las empresas o emprendimientos puedan tomar mejores decisiones.

En este sentido, los datos analizados mediante la inteligencia de negocios pueden tener relación con estos aspectos:

  • Demanda de un producto o servicio.
  • Estadísticas de consumo.
  • Competencia en el mercado.
  • Tiempo de entrega.
  • Costos y ganancias.
  • Gestión de proveedores.
  • Marketing y publicidad.

Por lo tanto, la inteligencia comercial se ha convertido en una herramienta fundamental para que cualquier negocio pueda llevar a cabo sus actividades de un modo más eficiente. Sobre todo, si el mismo tiene la necesidad de realizar una exportación o importación.

Business Intelligence

Formas de aprovechar la inteligencia de negocios en el comercio internacional

El comercio exterior consiste en el intercambio de bienes y servicios entre países. Suele ser bidireccional, por lo que incluye exportaciones e importaciones. Sin embargo, se trata de una actividad que implica muchas variables para cualquier empresa.

Esto se debe a que el comercio internacional contempla numerosos elementos que le dan forma, y que deben ser estudiados en detalle antes de iniciarse a esta actividad. Algunas de sus características más relevantes son estas:

  • Transporte internacional de mercancías.
  • Aranceles y tributos.
  • Licencias de exportación e importación.
  • Trámites aduaneros.
  • Seguros contra riesgos.
  • Incoterms.
  • Balanza comercial.

Como el comercio exterior es tan extenso en sus funciones, la inteligencia empresarial puede ser de gran ayuda en su desarrollo. Estos son algunos escenarios para su aplicación:

1. Explorar nuevos mercados

La incursión de la inteligencia de negocios en el comercio internacional ha permitido que los exportadores analicen sus oportunidades en nuevos mercados. Para ello, pueden contrastar cifras de consumo de bienes y servicios, así como la existencia de posibles compradores.

De esta manera, se logra determinar si vale la pena enviar una mercancía a un país específico, así como la rentabilidad que conlleva dar ese paso.

2. Hallar potenciales compradores

Por otro lado, la detección de potenciales consumidores para un bien o servicio es otro de los beneficios de implementar Business Intelligence en el comercio internacional. Para ello, se utilizan datos relacionados con clientes que puedan requerir un producto, para luego convertirlos en compradores ocasionales, y luego permanentes.

3. Analizar a la competencia

Existen bienes y servicios sumamente especializados, cuyos niveles de competencia a nivel mundial son escasos. Sin embargo, la mayoría de los productos que se comercializan en todo el mundo suelen contar con una competencia bastante fuerte. Este es un asunto bastante serio cuando se intenta posicionar un bien o servicio en el mercado de otro país.

Es por ello que la inteligencia de negocios resulta imprescindible para conocer cómo se desenvuelve la competencia, cuáles son las presentaciones de su producto, sus precios de venta y sus puntos de distribución.

Business Intelligence

4. Conocer la factibilidad de una exportación

La exportación de un producto puede ser por una única vez, darse ocasionalmente o convertirse en un proceso permanente. Todo dependerá de la capacidad el exportador, así como de la demanda del importador.

En este sentido, las estadísticas obtenidas mediante la inteligencia empresarial pueden hacer que un negocio expanda su potencial exportador, o que lo disminuya. Lo interesante de esto consiste en que el uso de big data permite cambiar una estrategia de comercialización, reducir la importancia de un mercado en beneficio de otro, e incluso mejorar las ventas.

Por último, el uso de Business Intelligence no debe limitarse al proceso de exportación o importación. De hecho, es una herramienta con prestaciones para otros segmentos del negocio, y su uso es cada vez más necesario.

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram