3 mitos sobre acuerdos regionales de libre comercio


3 mitos sobre acuerdos regionales de libre comercio

Se ha dicho mucho acerca de los tratados que suscriben los países para flexibilizar sus intercambios comerciales. En el caso de América Latina ya existen diferentes acuerdos de este tipo, por lo que vale la pena conocer en qué consisten realmente. En esta nota te daremos algunos tips interesantes sobre los acuerdos regionales de libre comercio.

¿Qué son los acuerdos regionales de libre comercio?

En primer lugar, las actividades de comercio exterior suelen estar reguladas en cada país. De esta manera, se evitan situaciones desfavorables o ilícitas, tales como el contrabando de mercancías, la evasión fiscal, el incumplimiento de medidas sanitarias y el embalaje inapropiado de una carga, entre otras.

En este sentido, la aplicación de la normativa permite que las transacciones comerciales sean más transparentes. Al mismo tiempo, se facilita la protección de la industria local, favoreciendo el consumo de la producción nacional, y destinando su excedente a las exportaciones. Por otro lado, se importa solo aquello que sea realmente necesario y que no ponga en riesgo el equilibrio productivo de cada país.

Sin embargo, muchos gobiernos alrededor del mundo se han manifestado a favor de suprimir restricciones comerciales, para dar paso a un gran mercado abierto. En este contexto, la oferta y la demanda serían las encargadas de determinar los flujos internacionales de mercancías, con mínimas regulaciones por parte de los Estados.

Con base en esa premisa se establecieron los primeros acuerdos regionales de libre comercio. En ellos, los Estados renuncian en gran parte a su derecho a proteger la industria local, fijar aranceles de importación a mercancías extranjeras y determinar impuestos adicionales cuando un bien o servicio ingresa al país.

acuerdos regionales de libre comercio

Principales acuerdos regionales de libre comercio

Estados Unidos y Canadá han sido los principales promotores del libre comercio en el continente americano. De hecho, han suscrito varios acuerdos con distintos países de la región. Los principales son:

1. NAFTA

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte incluye a Canadá, Estados Unidos y México. Entró en vigor en 1994, y fue renegociado en 2018. Se prevé su reemplazo por un nuevo acuerdo que será conocido como USMCA.

2. DR-CAFTA

Se trata del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, América Central y República Dominicana. Este acuerdo se encuentra vigente desde 2006.

3. Otros acuerdos bilaterales

Algunos países latinoamericanos han suscrito acuerdos de libre comercio individualmente con Estados Unidos, en lugar de hacerlo en bloque. Estos países son Chile, Colombia y Perú.

4. Posibles nuevos acuerdos

Actualmente, la Unión Europea se encuentra en fase de negociación para establecer acuerdos de libre comercio con Chile, México y el Mercosur.

Mitos y realidades de los acuerdos regionales de libre comercio

Los tratados de libre comercio son mecanismos complejos y no todos los países están preparados para ellos, especialmente si sus economías son frágiles. No obstante, acá te presentamos algunos mitos de este tipo de acuerdos, ya que tienen adversarios y partidarios por igual:

1. Se establecen relaciones comerciales de igualdad

En realidad, cuando se firma un acuerdo de libre comercio, el país más favorecido siempre será el más grande en términos de industria y economía. Esto se debe a la sencilla razón de que su aparato productivo es mucho más robusto, su demanda interna usualmente está satisfecha y cuenta con grandes excedentes de producción en distintos rubros.

2. Hay un escenario propicio para la ventaja comparativa

Ciertamente, cada país debe explotar sus ventajas comparativas en términos comerciales. Gracias a esto, logra insertarse en el mercado mundial de bienes y servicios. Sin embargo, cuando un país que posee ventajas comparativas en varios sectores pasa a competir con una nación mucho más industrializada y que también posee especialización en los mismos rubros. Entonces el primer país corre el riesgo de quedar arrinconado y su industria local pierda incentivos.

A manera de ejemplo, este escenario podría darse en caso de un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Argentina. Ambos países son competidores directos en muchos rubros.

3. Mejoran las condiciones de empleo

Cuando uno o más sectores de la economía pierden incentivo al ser desplazados por la competencia, lo más lógico es que se pierdan puestos de trabajo. Por lo tanto, esa mano de obra tendrá que dedicarse a otras actividades.

acuerdos regionales de libre comercio

Conclusión sobre los acuerdos regionales de libre comercio

Para finalizar, los acuerdos regionales de libre comercio no son una herramienta dañina en sí misma. Por el contrario, pueden servir como elemento dinamizador de las economías, siempre que los países firmantes cuenten con la fortaleza necesaria a nivel productivo antes de que cada tratado entre en vigor.

¿Tenés alguna consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Hit Enter
Follow Us
On Facebook
On Twitter
On GooglePlus
On Linkedin
On Pinterest
On Rss
On Instagram